domingo, 6 de noviembre de 2011

ADRIÁNGELA

Uno de los fenómenos más singulares del pop español de los sesenta fueron las llamadas "chicas ye-yé", una generación de artistas que rompió con muchos convencionalismos musicales, sociales y estéticos, convirtiéndose en la punta de lanza para el desembarco de la modernidad en España. Valencia también participó en esta corriente musical con la voz de Adriángela, que pese a su breve carrera musical demostró estar a la altura de Gelu, Betina, Karina, Rosalía o Concha Velasco.

María José Guillén Torres (Adriángela) nace en Valencia en 1942. Recibe una buena formación musical, estudiando piano en el Conservatorio de Valencia. En un principio toma como modelo musical a Mina y a Rita Pavone, pero poco después sigue los pasos de Dusty Springfield.

En 1961 participa en el Primer Certamen de la Canción de Madrid. Su gran actuación atrae al sello Iberofón, que publica su primer EP, formado por las canciones "Concierto de amor", "Un cielo roto", "La balanza" y "Universo". Al año siguiente da el salto a La Voz de su Amo donde publica su segundo EP, que incluía los éxitos del IV Festival de Benidorm: "Llevan", "Quisiera", "No" y "A pesar de todo".

El sello discográfico Zafiro se ve atraído por su perfecta voz y la contrata en 1965. Es con ellos con quienes alcanza su mayor fama, grabando 13 singles y 3 EPs, entre los que encontramos el tema de Los Brincos "Porque nunca se contó". Pese a alcanzar bastante popularidad, sus discos no logran el nivel de ventas esperado por la discográfica. Quizás era demasiado "perfecta" para ser una chica ye-yé, y el aspecto de Adriángela podía parecer demasiado maduro y serio.

Su estilo era bastante más amplio que el de otras cantantes de la época. Se defendía muy bien con las canciones pop, bordaba a la perfección los éxitos italianos del momento y las baladas cinematográficas eran su especialidad. Era asidua a los festivales de la época, en los que solía conquistar al público por su clase y su voz. Participó cuatro veces en el Festival de Benidorm, en los años 1962, 1966, 1969 y 1971, ganando un premio a la interpretación. En 1965 fue candidata a representar a España en el Festival de Eurovisión, con la canción "Cantares", quedando en cuarto lugar entre los trece candidatos, tan solo por detrás de Raphael, el Dúo Dinámico y Conchita Bautista, que sería finalmente la representante española con "Qué bueno, qué bueno".

Ese mismo año gana el primer premio del Festival de Palma con la canción "Recordar", éxito que repetiría cuatro años después al lograr otro primer premio del festival con "Buenos días". Con esta canción participaría también en el Festival de la Canción Española, celebrado en Palma de Mallorca, en el cual se debía seleccionar la canción que interpretaría Salomé en el Festival de Eurovisión del año 1969. "Buenos días" quedaría en cuarto lugar, siendo elegida la popular "Vivo cantando".

En 1969 rompe con Zafiro y graba dos EPs para la discográfica Sintonía (1969) y otro con Fidias (1971). Ya no gozaba de la popularidad que había llegado a alcanzar, y en 1973 decide retirarse de la música activa y se traslada a Torremolinos, donde abre el piano-club "Adriángela", en el que continúa haciendo sus actuaciones para clientes y amigos.

Ha sido difícil encontrar temas de Adriángela y aunque hemos encontrado algunos, en ninguno de ellos la vemos actuar, sino que son imágenes montadas con sus canciones.

ADRIANGELA - LAS LAGRIMAS DE UN DIA


ADRIANGELA - EL MUNDO


ADRIANGELA - TAN LEJOS


ADRIANGELA - EN TUS BRAZOS QUIERO OLVIDAR 


ADRIANGELA - VE CON EL

1 comentario: